Fisioterapia Neurológica en LinkedinFisioterapia Neurológica en TwitterFisioterapia Neurológica en Facebook

 

"Servicio de Fisioterapia Especializada a Domicilio"

609 91 37 56  WhatsApp Fisioterapia Neurológica

Tratamiento para Pacientes con Tumores en el Sistema Nervioso Central

Tratamiento de fisioterapia a domicilio para pacientes con tumores en el sistema nervioso central. Rehabilitación neurológica a domicilio en Madrid.

En España, se calcula que la incidencia de los tumores en el sistema nervioso central es de 8.73 por 100.000 habitantes/año en hombres y 5.41 en mujeres (AECC).

El Sistema Nervioso Central está constituido por dos estructuras: el encéfalo y la médula espinal, ambos se encuentran rodeados por tres capas de membrana denominadas meninges, entre dos de estas capas se sitúa el líquido cefalorraquídeo. El cerebro a su vez está formado por cerebro, cerebelo y tronco cerebral. 

Al igual que el resto de órgano​s​ del cuerpo ​humano, ​el sistema nervioso central está constituido por células.​ Éstas se denominan neuronas, y sólo en el cerebro​ hay más de 40 billones. ​Estas neuromas se encuentran rodeadas por un tejido de soporte constituido por las células gliales. Existen varios tipos: astrocitos, oligodendrocitos y células ependimales. Los tumores se clasifican en función de la célula de la que proceden, así, los que se originan en los astrocitos se denominan astrocitomas, en los oligodendrocitos oligodendrogliomas, etc.

TUMORES CEREBRALES

Un tumor cerebral es un grupo de células anormales que crece y se multiplican en el cerebro o alrededor de él. Los tumores pueden destruir directamente las células del cerebro​ o ​pueden dañarlas al invadir otras partes del cerebro y causar inflamación, edema cerebral y presión dentro del cráneo.

Los tumores cerebrales se clasifican según el sitio donde se encuentran o los tipos de células que involucran y pueden ser benignos o malignos, dependiendo de la rapidez de su crecimiento y de la posibilidad o no de curarse definitivamente después de los tratamientos.   Una característica típica de los tumores cerebrales, a diferencia de tumores de otras partes del cuerpo, es que rara vez se diseminan fuera del sistema nervioso central.

Los tumores cerebrales, así como sus tratamientos (quimioterapia, cirugía, radioterapia…) producen una serie de consecuencias o síntomas físicos susceptibles de ser tratados con fisioterapia. Dependiendo del área del cerebro afectada, pueden aparecer síntomas como hemiparesia, hemiplejia, problemas de coordinación, alteración del patrón de marcha, fatiga, impotencia funcional, problemas de motricidad fina y manipulación, menor destreza motora, debilidad, espasticidad, contracturas, alteración de la postura… Para todo ello, contar con la ayuda de un fisioterapeuta con formación y experiencia específica en este área, puede marcar la diferencia. Podemos ayudarte a mejorar tu calidad de vida.

TUMORES CEREBELOSOS

El cerebelo tiene, como principales funcionas las relacionadas con el movimiento, la coordinación y el equilibrio. 

En los niños, el tumor más frecuente es el astrocitoma pilocítico, que es un tumor benigno. En los adultos, puede tratarse de un tumor benigno (meningioma o glioma) o maligno (glioblastoma) o una metástasis (masa tumoral procedente de la migración de células de otro cáncer).

​Los síntomas de un tumor del cerebelo son de aparición progresiva a medida que se desarrolla, y no permiten predecir la naturaleza benigna o maligna de la lesión. Se distinguen dos tipos de síntomas relacionados con el tumor de cerebelo:

– Los síntomas derivados de la afectación del cerebelo propiamente dicho, agrupados bajo el término de síndrome cerebeloso:​ ​incoordinación de movimientos,​ ​alteraciones de la marcha,​ trastornos del equilibrio,​ ​temblores,​ ​mareos …

– Los síntomas relacionados con un aumento de presión intracraneal, debido al aumento de la presión secundaria a la masa o bien a la acumulación de líquido cefalorraquídeo que no puede ser evacuado de forma normal:​ ​dolores de cabeza que aumentan con el esfuerzo, en general más fuertes por la mañana,​ ​náuseas o vómitos, que se describen como rápidos, en chorros,​ ​Trastornos de la visión, tipo visión doble o deficiencia visual.

Como los tumores cerebelosos se caracterizan por alteraciones de la movilidad, coordinación y equilibrio, precisan de un tratamiento específico de rehabilitación especializada. La fisioterapia neurológica es la más adecuada en estos casos.

TUMORES MEDULARES

La médula espinal es en cierto modo una extensión del cerebro. Se encuentra protegida dentro de la columna vertebral.  Contiene haces de nervios que transportan mensajes entre el cerebro y las diferentes partes del cuerpo. Estos mensajes son por ejemplo instrucciones desde el cerebro para mover un brazo o una pierna, o información desde los receptores de la piel cuando nos quemamos y sentimos dolor.

Un tumor que se forme en la médula espinal o cerca de ella puede interferir en la comunicación entre el cerebro y los nervios o complicar la llegada de de sangre a la médula.  Debido a que la médula discurre dentro de la columna entre estrechos agujeros de las vértebras, un tumor aquí puede causar síntomas a ambos lados del cuerpo.

La mayoría de los tumores de la médula espinal se forman por debajo del cuello. Generalmente los síntomas aparecen en áreas del cuerpo en el mismo nivel o en un nivel por debajo del nivel del tumor. 

Los tres grupos principales de tumores de la médula espinal describen dónde se los encuentra:

– Los tumores extradurales crecen entre la superficie interna del canal espinal y la duramadre. 

– Los tumores dentro de la duramadre (tumores intradurales) se dividen aún más en los de afuera de la médula espinal (tumores extramedulares) y los de adentro de la médula espinal (tumores intramedulares). 

Los problemas motores que producen este tipo de tumores, pueden incluir debilidad o parálisis, dolor de espalda, entumecimiento, falta de coordinación, alteración del equilibrio, pérdida gradual de la sensibilidad, alteración del movimiento de un brazo o una pierna, problemas de equilibrio, alteración de la marcha, espasticidad, falta de control de esfínteres.  Desde la fisioterapia neurológica, se puede trabajar sobre estos síntomas, de modo que la calidad de vida de la persona se vea afectada lo menos posible.

Si continúa usando esta web, acepta el uso de cookies. más información

La configuración de esta web permite el uso de cookies para ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando esta página web sin cambiar la configuración de las cookies o hace clic en "Aceptar" está consintiendo el uso de las cookies.

Cerrar