Fisioterapia Neurológica en LinkedinFisioterapia Neurológica en TwitterFisioterapia Neurológica en Facebook

 

"Servicio de Fisioterapia Especializada a Domicilio"

Tratamiento para pacientes con Ictus

Tratamiento de fisioterapia a domicilio para pacientes con ictus. Rehabilitación neurológica a domicilio en Madrid.

Los términos: ictus, accidente cerebrovascular, infarto cerebral y apoplejía son utilizados para referirse al déficit neurológico ocasionado por una disminución importante del flujo sanguíneo cerebral que se produce de forma brusca (isquémico) o bien, por un aumento del mismo (hemorrágico).

FACTORES A TENER EN CUENTA

Hay factores que, según las estadísticas, aumentan las probabilidades de sufrir un ictus. Algunos de ellos no se pueden controlar. Otros sin embargo pueden ser modificados.

  • Edad avanzada: a partir de los 55 años, cada década vivida dobla el riesgo de padecer un ictus.
  • Herencia familiar y raza: El riesgo es mayor si algún familiar lo ha padecido. Las personas de raza negra tienen más riesgo de muerte y de padecer discapacidades más, en parte debido a que en esta raza la presión sanguínea elevada tiene más incidencia.
  • Haber sufrido un ictus previamente: Una vez sufrido uno, las posibilidades de padecer otro aumentan considerablemente.
  • Presión sanguínea elevada: Es el factor de riesgo que mejor predice el ictus. De hecho, otros riesgos dependen de éste. Muchos científicos opinan que la mejora en los tratamientos de esta patología es una razón clave para explicar la bajada acelerada del número de muertes por ictus.
  • Fumar: La nicotina y el monóxido de carbono dañan el sistema cardiovascular. El uso de anticonceptivos orales sumado al tabaquismo incrementa en gran medida el riesgo.
  • Diabetes mellitus: Relacionado en gran medida con la presión sanguínea elevada. Aunque la diabetes se puede tratar, padecerla incrementa el riesgo de ictus.
  • Enfermedad de la arteria carótida: Las arterias carótidas del cuello proveen al corazón de sangre. Una carótida dañada por la aterosclerosis puede bloquear el vaso y provocar un coágulo de sangre, que puede causar un ictus.
  • Enfermedad cardiaca: Las personas que padecen problemas cardiacos tienen el doble de posibilidades. La fibrilación atrial (el latido rápido y descoordinado) aumenta particularmente el riesgo.
  • Elevación de la cifra de glóbulos rojos: Los glóbulos rojos provocan que la sangre se espese, lo que puede provocar coágulos.
  • La estación del año y el clima: Las muertes por ictus ocurren con más frecuencia con temperaturas extremadamente frías o calurosas.
  • Consumo excesivo de alcohol: El exceso de alcohol puede aumentar la presión sanguínea.
  • Drogas: Tomar drogas por vía intravenosa aumenta el riesgo de ictus. El uso de cocaína también se ha relacionado fuertemente a ictus.

La fisioterapia tras el ictus es la herramienta clave para lograr alcanzar una buena recuperación física

SÍNTOMAS DEL ICTUS

En función del área del cerebro afectada pueden producirse muchos síntomas diferentes. Sin embargo, los principales signos de alarma según la Sociedad Española de Neurología son los siguientes:

  • Pérdida de fuerza en la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo, de inicio brusco.
  • Trastornos de la sensibilidad, sensación de “acorchamiento u hormigueo” de la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo, de inicio brusco.
  • Pérdida súbita de visión, parcial o total, en uno o ambos ojos.
  • Alteración repentina del habla, dificultad para expresarse, lenguaje que nos cuesta articular y ser entendido por quien nos escucha.
  • Dolor de cabeza de inicio súbito, de intensidad inhabitual y sin causa aparente.
  • Sensación de vértigo intenso, inestabilidad, desequilibrio o caídas bruscas inexplicadas, si se acompañan de cualquiera de los síntomas descritos con anterioridad.

ICTUS ISQUÉMICO

El daño cerebral se produce como consecuencia de una disminución del aporte sanguíneo en el cerebro. Hay una obstrucción de los vasos que irrigan este órgano y por eso la circulación se interrumpe.

Suponen el 80% de todos los ictus. La incidencia se estima en 150-200 casos por 100.000 habitantes/año. Es la tercera causa de mortalidad en España.

Se clasifican a su vez en:

  • Ataque Isquémico Transitorio (AIT): Los síntomas son los mismos que un infarto, pero su duración es corta (minutos o pocas horas) y sin evidencia de infarto en las pruebas de imagen.
  • Infarto Cerebral: La lesión cerebral es definitiva, dejando una lesión isquémica visible en las técnicas de neuroimagen.

Las causas más frecuentes que lo provocan son:

  • Aterosclerosis.
  • Embolia cardiaca: Hay muchas cardiopatías que potencialmente pueden formar trombos y que al salir de corazón embolizan en las arterias del cerebro.
  • Infarto lacunar: Es debido a la obstrucción de arterias pequeñas del cerebro. La hipertensión es el factor de riesgo más importante.
  • Causa raras: Por ejemplo la disección arterial o el síndrome antifosfolípido.
  • Indeterminado: Se llaman así cuando, después de una investigación exhaustiva no se encuentra causa.

ICTUS HEMORRAGICO

El daño cerebral se produce, al contrario que en el caso anterior, por un aporte excesivo de sangre al cerebro. Un vaso se rompe y esto provoca que la sangre irrumpa en el cerebro.

El exceso de sangre da lugar a un aumento de presión intracraneal, ya que el espacio dentro del cráneo sigue siendo el mismo, y esto provoca una compresión del tejido cerebral.

Existen dos subtipos de este tipo de ictus, la hemorragia intercerebral y la subaracnoidea. Además, hay dos circustancias en los vasos sanguíneos del cerebro que suelen dar lugar a este problema: los aneurismas y las malformaciones arteriovenosas.

  • Aneurisma: Es una región inflada o debilitada de un vaso sanguíneo. Si no se trata el problema crece hasta que el vaso se rompe.
  • Malformación arteriovenosa: Es un grupo de vasos sanguíneos formados de manera anormal.

MÁS INFORMACIÓN

Si continúa usando esta web, acepta el uso de cookies. más información

La configuración de esta web permite el uso de cookies para ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando esta página web sin cambiar la configuración de las cookies o hace clic en "Aceptar" está consintiendo el uso de las cookies.

Cerrar